Clases de guitarra

Clases de guitarra y la formación de artistas íntegros

Dentro de los instrumentos considerados como fundamentales, la guitarra es uno de los que sobresalen por su dinamismo y versatilidad para la música, ya que prácticamente todo concepto musical está acompañado del sonido de cuerdas que envuelve a la melodía en el sentido que se quiera dar. Todas las personas que ahora tocan la guitarra pasaron por estrictas rutinas de práctica y desenvolvimiento con el instrumento entre sus manos, por ello las clases de guitarra forjan a los maestros y alumnos que prometen ser mejores que aquellos que les preceden. Sinceramente, es fácil decir que se puede producir una melodía y acompañamiento musical si la calidad es común, si la graduación de rendimiento se mantiene en un punto medio. Sin embargo, llegar a tener la calidad de un gran compositor que principalmente sabe plasmar en la música el mensaje y la idea que tiene en mente resulta una labor compleja, porque significa expresar de forma exacta lo que se quiere decir, de lo contrario se tendría un fracaso y pronto la frustración suprimiría el sueño de ser un gran músico.

En todo el mundo existen muchas personas que tienen el objetivo de ser grandes maestros en la guitarra, tener sus propias canciones y producir melodías que resalten de entre todas, pero muy pocas lo logran. Varias son las razones por las que artistas se quedan en el camino y desertan de continuar, ya sea debido a situaciones fuera de su alcance o a que su formación no está consolidada ni educada.

A veces se piensa que aprender a tocar un instrumento se hace para tener alguna ocupación o para seguir los patrones que las notas dictan, pero pocas veces se piensa en las virtudes y oportunidades que genera el tocar bien, no sólo se trata de un pasatiempo, sino de una oportunidad de impactar en entornos artísticos con clase. Así pues, una de las metas dentro de la formación artística será siempre que el alumno algún día llegue a desarrollar sus propias melodías y canciones, porque a fin de cuentas se está hablando de una estimulación que saca lo mejor de nuestras dotes artísticas. No obstante, al final de la formación, cuando el estudiante de música quiere dedicarse a crear un formato musical propio, pocas son las oportunidades que tiene para llevarlas a cabo, pero peor aún es que pocas son las ideas que le nacen para escribir y formular una entonación musical acorde con alguna letra.  Es por eso que en La Escala se manejan estrategias de enseñanza que facilitan el aprendizaje y la creatividad, tal como los siguientes puntos:

Cultivarse para tener un acervo cultural mayor. Cuando se es artista, los temas de conversación con amigos, maestros, conocidos y todas las personas alrededor de nuestra vida generalmente giran en torno a la belleza del arte, pues es algo que se vuelve parte de tu realidad más inmediata. Por esto, en las clases de guitarra que se imparten en La Escala la meta principal es la de motivar a los alumnos a conocer más sobre la música misma, sobre su historia, sus pasajes por las distintas épocas, su evolución, ampliando de manera considerable su cultura. Cuando se tiene la guitarra entre las manos, la relación que se forja entre el artista y su instrumento es muy estrecha, pero ésta sólo se logra teniendo una educación anterior. Del mismo modo, leer, estudiar, analizar y tener un carácter crítico también es parte de la formación como músico, factores que también fomentamos y desarrollamos en todos los alumnos de nuestra escuela.

Entender bien el concepto que se quiere transmitir. La música es el lenguaje de los sentimientos y éstos deben ser expresados desde lo más profundo del ser, con toda la naturalidad y emoción posible, de lo contrario, se pensaría que se está tocando por obligación, y esto es lo peor que puede suceder en la música. La música es una arte, y como tal debe servir para expresar ideas, experiencias, sentimientos y emociones que logren conquistar, cautivar y llegar al mayor número de oyentes. Lo esencial es que éstos últimos sientan una pasión, que comprendan y se sientan identificados con el mensaje, de modo que una simple melodía se transforme en arte. Por eso es necesario analizar qué ideas se quieren representar, qué sentimientos predominarán en cada canción, cuál es estilo que quieres interpretar, pero para ello es necesario forjar primero una educación musical, para que posteriormente se puedan tomar estas decisiones.

Desarrollar un talento y oído musical.  La originalidad y la libre pronunciación de ideas nutren a la música, la lleva a otro nivel, pues no es agradable escuchar más de lo mismo con cada álbum que sale a la venta, por esto es que las clases de guitarra fungen como base para el desenvolvimiento en este ámbito. Ahora bien, aunque en muchas ocasiones el talento es innato, con la práctica y el estudio también se llega a triunfar en este ambiente, así que no te desanimes si crees que no lo lograrás, pues, por el contrario, si tienes las ganas, el esfuerzo y la constancia, nosotros te ayudaremos con el resto.

Recuerda que no se pueden tener los resultados esperados de la noche a la mañana, la práctica de un instrumento se trata de un trabajo arduo y estricto que, acompañado con la ayuda y guía de los expertos en el tema, el aprendizaje se vuelve una realidad. Así que si estás interesado, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, quienes con gusto te brindaremos más información al respecto.