julio 1, 2016

Clases de música para niños DF: La Escala

Les damos el más cordial saludo a todos los que nos brindan unos minutos al visitarnos en este blog de nuestra firma La Escala (profesionales en la docencia musical dentro del centro de la Ciudad de México) mediante el cual, buscamos acercarnos a los padres interesados en que sus hijos aprendan de forma correcta, la ejecución de un instrumento. Hemos blogueado esta vez, una publicación con contenido relevante en torno a las clases de música para niños DF, gracias a las cuales, muchas personas que empezaron desde temprana edad gozan hoy de los placeres que proporciona el saber tocar un instrumento musical.

Nos enfocaremos, con mayor precisión, en la importancia que posee la iniciación musical desde temprana edad, con el fin de mostrar a los padres por qué resulta conveniente recurrir a centros dedicados a la educación musical. Recuerden que si necesitan servicios de calidad en cuanto a enseñanzas de música para sus hijos, acudan con profesionales que posean una amplia carrera como los que imparten clases en La Escala. Dirijámonos, sin más rodeos, a los temas que nos conciernen en la presente entrada.

La importancia de la iniciación musical desde edades tempranas.

Escuchar música por parte de un infante es algo que desde hace años se ha vuelto popular en el mundo, sobre todo por los cientos de videos que se suben a internet sobre niños virtuosos o genios tocando música. Muchos padres disfrutan realmente sincronizar con la sensibilidad de sus hijos, escuchar con ellos música, compartir experiencias sonoras que fortalezcan los vínculos. Este tipo de vivencias entre padres e hijos, no sólo fortalece las relaciones filiales sino que también modos de relación que en un futuro el chiquillo usará para relacionarse con las demás personas e incluso con el entorno.

La mayoría de las personas cree que la educación que se imparte en los preescolares y primarias públicas es suficiente, más, si supieran las enormes ventajas que brinda el aprendizaje musical, no dudarían en exigir una reforma en materia de educación que reconfigure los programas y planes de estudio. La inteligencia no es la única facultad que puede ser desarrollada, sino también la intuición misma y la sensibilidad, esto es algo que pasan por alto la mayoría de los padres durante la formación educativa de sus hijos. Es por ello que abundan muchas personas poco sensibles, sin las cualidades y habilidades que distinguen a una persona que dedica su vida al estudio de un instrumento.

La música en la vida de los niños, funge como un medio de comunicación y expresividad, más, también es una manera singular para que éstos logren vincularse con lo otro, tanto personas como objetos artificiales y naturales. A través de las melodías, los ritmos, las armonías, etcétera, los menores vivenciarán sensaciones y emociones importantes para su proceso cognitivo.

Permitir estas manifestaciones y vivencias en los niños da lugar incluso a que puedan conocerse, descubrirse, reinventar el mundo y participar con el cosmos en sus incesantes creaciones sonoras. No se trata sólo de aprender para mejorar la inteligencia o las habilidades motrices, sino también de aprender para entender las capacidades del cuerpo mismo, y la relación del sentido auditivo con los sonidos que nacen en el seno del universo.

La música es un tipo de lenguaje, que no significa nada, que no tiene imágenes ni conceptos en sí misma (puede ser representada con signos, teorías de ondas, notas dentro de partituras, conceptos, etcétera, sin embargo, la música misma es algo vivencial, no representativo), pero que es duración, flujo movimiento de algo imperceptible que circunda en nuestro halo auditivo. La música sin duda es un reflejo, porque la vida misma es musical, ritmo, cadencia, armonía, sublimidad, duración, flujo, vivencia.

Los niños aunque no lo entiendan, tienen una mayor capacidad de estallar esas fuerzas sonoras y vitales, en comparación con los adultos que pasamos por alto tales potencias creativas para acoplarnos a un ritmo monótono de vida. Ahora bien, gracias a que la música es un lenguaje, permite la introducción de los niños tanto a la fonética como a los significados de las palabras, lo cual, deriva en consecuencias ventajosas para el desempeño de habilidades como las intelectuales, sociales, motrices, emocionales, entre otras.

Si los niños aprenden a oír y hacer música, se propicia el descubrimiento de complejos musicales. Para ello, es necesario que empiecen desde cosas básicas y adecuadas para su edad, de manera que vayan comprendido estructuras cada vez más sofisticadas. De esta manera la elasticidad del cerebro aumenta, así como su capacidad de organizar sonidos para la composición de melodías.

Uno de los métodos más usados para la incursión del infante en la música es el uso de canciones populares. Las canciones, entendidas como expresiones musicales permiten que el pequeño comience a descubrir las formas en que las sonoridades pueden organizarse y mezclarse entre sí para la creación de piezas que pueden repercutir en su sensibilidad, lo que a la vez, posibilita que se conozcan mejor a sí mismos, a su interioridad.

La CDMX, es sin duda, el mejor sitio para aprender música en todo el país, por lo cual, no deben dudar los padres y madres en la posibilidad de inscribir a sus hijos a clases de música para niños DF. ¿Quieren una excelente opción donde impartan maestros con amplia carrera en la nación y el extranjero, así como un largo historial académico y docente? Asistan con los profesionales en las clases de música para niños DF: La Escala. Nos vemos en la próxima entrada de este su blog. ¡Hasta la próxima!