julio 4, 2016

Clases de piano: importancia e historia social de este instrumento

Saludos cordiales a quienes nos visitan en este blog de La Escala. Esta ocasión, bloqueamos una entrada en la que hablaremos sobre algunos temas que deben conocer los que toman o aspiran a tomar clases de piano, a saber, la importancia del piano en los procesos docentes y la relevancia de su relación histórica con la sociedad.

Importancia del piano en el proceso de enseñanza.

El piano es, sin lugar a duda, uno de los instrumentos musicales más completos de entre el inmenso y variado manojo que existe actualmente. ¿A qué se debe su excelencia? A diversos aspectos difíciles de hallar en otros instrumentos, por ejemplo, posee un registro muy amplio de sonidos además de diversas octavas, por ello, se le identifica con la voz humana y sus distintos registros, lo cual resulta de suma utilidad en el proceso de enseñanza (en las clases de solfeo, en los acompañamientos con cantantes o instrumentistas o en los ensayos previos a presentaciones) ya que facilita la labor de los profesores y vuelve sincrónica la relación entre alumnos y docente.

En el interior de este marco de ideas, no podemos pasar por alto los recursos diversos de un piano, tanto armónicos como melódicos, que ayudan a la comprensión progresiva y al desarrollo de la sensibilidad musical en los aprendices, asimismo, afinan su memoria de oído. Por todos estos motivos, los pianos son considerados instrumentos básicos no sólo para los pianistas especializados, sino también para diversos personajes pertenecientes al ámbito musical, desde arreglistas, productores, compositores, directores de coros u orquestas, entre otros.

¿Por qué es considerado como tal? Porque sirve de respaldo en la formación musical de los estudiantes que aspiran a la maestría en su rubro, por ejemplo, los productores suelen usar muchos instrumentos, aunque no de forma especializada, entre ellos el sintetizador cuya forma es semejante al diseño estándar de los pianos.

Durante el proceso de enseñanza, existen algunos alumnos o maestros que no consideran tan indispensable el respaldo de un piano, debido a que se dedican a otros instrumentos. Más, luego toman conciencia de su importancia en el fortalecimiento de la comprensión musical y de la técnica. Por tal motivo, no está de más tomar algunas clases de piano para llevar la creatividad y la técnica hasta niveles de maestría. No en vano se convirtió en el instrumento favorito entre los maestros y alumnos, compositores e intérpretes del siglo XVIII y XIX.

Sobre la relación histórica entre el piano y la sociedad.

Como se dijo en el párrafo anterior, el piano fue el instrumento más popular en los siglos XVIII y XIX aunque su invención data del siglo XVII, y aún lo sigue siendo aunque compite con otros instrumentos igual de populares como la guitarra. Tal popularidad, derivó en implicaciones sociales e históricas que vale la pena inspeccionar. Su aparición fue gracias a Bartolomeo Cristofori, más, como muchas otras invenciones, se trataba de un instrumento poco conocido del que sólo disponían algunos debido a sus altos costos, por ejemplo, la realeza europea, los nobles y los burgueses, los cuales, tomaban clases de piano dirigidas por instructores personales.

Ya en el siglo XIX y XX, la adquisición de este instrumento se volvió más accesible, sobre todo entre la clase media de los europeos y norteamericanos, lo cual derivó en un incremento de su importancia dentro de los hogares y en un aumento de aspirantes, practicantes y centros de enseñanza dedicados a impartir clases de piano. Esta asimilación por parte de las clases medias, hizo que se popularizara en otros países que en aquel momento tenían menores índices de desarrollo, como en Latinoamérica o en Japón (donde se fundó uno de los más famosos fabricantes de pianos, Yamaha).

Hay un fenómeno social muy curioso ocurrido en los siglos pasados, a saber, la relación entre los pianos y las mujeres. Al parecer, eran más los practicantes del género femenino que del masculino puesto que la ejecución de este instrumento facilitaba la realización de nupcias entre las personas con poder, asimismo, permitía que las familias tuvieran la presencia de música en el hogar. Muchas mujeres se volvieron en excelentes pianistas, e incluso inspiraron diversas obras de músicos reconocidos como Haydn, Mozart y Bethoveen, sin embargo, la historia injustamente las relegaba ya que el papel de “músico de concierto” era exclusivo de los hombres.

El piano, con el paso del tiempo se convirtió en un elemento básico dentro de las casas, ya que no existían en aquellos siglos las tecnologías reproductoras que nos acompañan actualmente incluso en actividades cotidianas como viajar o caminar.

La aparición de las tecnologías de reproducción musical hizo posible la adquisición de productos más accesibles y menos voluminosos, lo cual hizo que disminuyeran las cifras de pianos en el ámbito doméstico. La primera en iniciar el declive fue la pianola, posteriormente el fonógrafo y la radio. Otro elemento que participó en la disminución de las mencionadas cifras fue la aparición de los teclados electrónicos, cuyos precios son mucho más baratos.

No obstante, el piano sigue siendo el instrumento favorito para muchos, y aún algunos conservan la tradición de contar con uno en su vivienda para escuchar música de forma activa y no pasiva como lo hace la mayoría en la época contemporánea.

Esperamos que esta entrada haya sido agradable para nuestros estimados lectores, por ahora nos despedimos esperando su próxima visita para que conozcan más sobre el apasionante mundo de la música. ¡Hasta la próxima!