febrero 16, 2017

Nuestras clases de piano para niños

El desarrollo de habilidades artísticas, cognoscitivas, y  deportivas es mucho más sencillo de lograr cuando desde niños fueron expuestos a estas actividades, por lo que sus cuerpos y memoria corporal tendrán algo de esto registrado en su haber. Estas habilidades son sumamente prácticas al enfrentarnos con la vida, pues nos permiten ver las cosas desde perspectivas diferentes, afrontar la cotidianidad desde una sensibilidad que nos permite hacer uso de todos los recursos con que contamos para enfrentarnos a cualquier tipo de situaciones.

Desarrollar la capacidad de sensibilizarse frente al arte es una habilidad que permitirá que el infante posteriormente siga teniendo cierta atracción por las cosas artísticas, así como una facilidad para ser ocurrente. Por eso es que en La Escala, escuela de formación musical, ponemos a tu disposición de clases de piano para niños para que tus hijos puedan experimentar por sí mismos la música y desarrollar una habilidad que los acompañará por siempre y que les permitirá comunicarse y disfrutar de la vida con una mayor sensibilidad. La disciplina, la consistencia, el cariño por el instrumento, todas estas circunstancias fomentan varias herramientas que la música deja como enseñanza para otras áreas más prácticas de la vida.

Como en este caso estamos hablando de clases de piano para niños, se necesita poder ofrecer una didáctica entretenida que llame la atención de los pequeños y les facilite el estudio del instrumento, tanto en clase como en casa. Lograr que un niño ponga atención en una sola actividad a la vez puede ser una tarea compleja, más aún cuando se trata de algo que le cuesta trabajo o que no le sale con tanta facilidad, por lo que los infantes suelen buscar distractores y querer abandonar el estudio de prácticamente cualquier cosa.

En La Escala sabemos como lidiar con los niños, particularmente cuando se trata del aprendizaje de un instrumento musical que a momentos solo se basa en la repetición de ejercicios hasta que se logren dominar. Jugamos con los niños para que sigan interesados, los ejercicios son pequeñas melodías, entre otras muchas formas didácticas en que buscamos mantener entretenidos e interesados a los niños para que no se distraigan y aprovechen al máximo de su tiempo de estudio y su esfuerzo.

Uno de los momentos más benéficos en las clases de piano para niños, es cuando se logra dar un avance importante, algo que los pequeños pueden notar, entonces la motivación crece y muchas veces, esos avances y la alegría que producen en los estudiantes, es lo que facilita a los infantes a seguir estudiando y a cada vez más ir poniendo mayor ahínco en su estudio.

Métodos distintos sobre didáctica de diferentes áreas, han demostrado que es muy importante reconocer el avance de los alumnos, sin importar la edad, tanto en adultos como en niños, los maestros fomentan el compromiso y ayudan al estado emocional de los que apenas comienzan el estudio de algún instrumento. Así, nuestras diversas técnicas didácticas impulsan el desarrollo de nuestros alumnos más jóvenes, ayudándolos a conseguir avanzar paso a paso, de manera divertida y amena para que sigan sintiendo ganas de estar en su clase.

Es importante hacer notar que, aunque ofrecemos clases para adultos también, la metodología con los niños es muy distinta y los procesos de aprendizaje son diferentes en ambos casos también. De alguna manera, los infantes tienen ventaja porque, una vez que logran acoplarse a la exigencia de la práctica diaria en casa, sus habilidades motoras se desarrollan aún con facilidad y pueden incorporar rápidamente el nuevo conocimiento del instrumento a su sistema.

Las clases de piano para niños son sumamente benéficas para los infantes al desarrollar un lenguaje abstracto que les permite disfrutar con mayor intensidad la música que los rodea, lo cual fomenta que tengan su propio criterio en el arte. Además, el piano es un instrumento que ofrece una gran variedad de sonidos, de hecho, es el que abarca una mayor escala entre los diversos instrumentos occidentales que enseñamos en nuestra escuela.

El entrenamiento musical de los niños al tocar el piano es sumamente completo porque escuchan un amplio rango de notas que va desde graves muy bajos hasta agudos. También en este aspecto, los estudiantes jóvenes tienen cierta ventaja, pues pueden fácilmente desarrollar un oído que les permita deducir la entonación y las notas con precisión. Nuestros profesores están al tanto de estas diferencias entre niños, jóvenes y adultos al momento de estudiar un instrumento, por lo que procuran explotar las áreas de mayor facilidad para cada alumno.

La disciplina y la sensibilidad que se desarrolla al estar en clases de piano para niños de parte de los infantes les permite tener un espacio de encuentro consigo mismos. El tocar un instrumento musical, aunque se pueda llegar a hacer de manera pública o en conciertos, es un acto, primordialmente de uno mismo consigo. El niño estará aprendiendo a pasar largos momentos de serenidad consigo mismo, hasta que logre avanzar en el instrumento, y a cada logro, solamente seguirá dependiendo de sí mismo.

Otro aspecto sumamente importante sobre el proceso de aprendizaje, es que el infante escuchará música distinta para ampliar sus referentes y a través de su escucha irá afinando tanto su percepción de la música como su propia sensibilidad humana. El aprendizaje significativo se da cuando el alumno incorpora a su vida, de manera voluntaria, dedicar un tiempo diario al instrumento de estudio, combinando los tiempos entre interpretación libre y estudio. Es entonces cuando el alumno a comprendido el nivel de dedicación que la música implica y está trabajando por sí mismo. Acércate a La escala para conocer más sobre nuestras clases de diversos instrumentos para niños y también para adultos. Contamos con paquetes si se inscriben varios, pregunta por todas las facilidades de pago.