agosto 22, 2016

Principios para clases de piano efectivas

El piano es un instrumento musical considerado por muchos como el instrumento de la elegancia y el origen de las grandes obras maestras, lo cual se debe a que los grandes compositores siempre basaron las notas de sus melodías con el timbre tan peculiar que tiene y porque no cualquiera tiene el gusto fino y exquisito para disfrutar de este arte.

En la actualidad, pocas son las personas que conocen de música de calidad, puesto que con la mercadotecnia y promoción que se le da a temas tan efímeros como los que señalan las canciones de hoy día es más que evidente que la sociedad se inclina más por los tonos, por las melodías pegajosas, que por la calidad de las canciones en sí mismas, de modo que en este rubro, el sobresalir se vuelve fácil, explotando tan solo un jingle pegajoso.

Por otro lado, la música clásica, el jazz, la música folklórica, entre otros géneros no masificados, son una tradición que se esfuerza por no desaparecer, por inculcar el gusto hacia este arte. Por esto, con el motivo de enseñar a la gente, desde los más pequeños hasta los adultos, es que brindamos clases de piano y de otros muchos instrumentos.

Existen muchas personas que nacieron con un talento innato para la música, cuyos oídos están más desarrollados, cuyas manos son más ágiles y cuyo sentido de la armonía es impecable. Otros, por el contrario, tienen que estudiar más para desarrollar talentos musicales. Sin embargo, en ambos casos es necesario siempre tener a un maestro que te guíe, que te oriente y te diga si estás tocando tu instrumento de forma correcta.

El piano, por ejemplo, requiere de una diestría sin igual en ambas manos, un buen oído y una buena técnica del posicionamiento de las manos. Además de ciertas especificaciones que señalaremos a continuación, tratando de proporcionar las mejores pautas de entendimiento e ideas de lo que implica aprender a tocar este instrumento.

Características de los sentidos idóneas para este instrumento. No todos los grandes artistas nacieron con dotes de genios, muchos debieron pasar por estrictos métodos de aprendizaje y práctica para sacar la brillantez que les caracteriza. Se sabe que los dedos alargados y una mano grande son las mejores herramientas que puede tener un piano entre sus teclas, no obstante esto no asegura un éxito en las clases de piano, ya que el éxito radica también en la práctica constante.

La forma de los dedos no es el único requisito para poder tocar bien, como se señala, existen grandes artistas que crean arte en piano sin tener unas manos finas y largas, porque comprenden que lo más importante y que está por encima de todo es la educación de las mismas, así que aunque se tengan dedos comunes se puede encontrar el estilo y la maña para tocar espléndido.

Aunado a esto, un buen pianista debe desarrollar el sentido del oído, mediante prácticas de solfeo y conociendo a la perfección el sonido de  cada tecla. Así que quien desee experimentar las asesorías en instrumentos como el piano debe estar consciente de que no hay mejor forma de entender la música que por medio de los sentidos, materializando las funciones teóricas y culminando en la melodía precisa.

Buena guía y enseñanza. Muchas son las escuelas que se jactan de dar clases musicales de excelencia, pero en su mayoría se trata de personas que no pasan de tener una formación básica en el tema de la música, sin embargo, existen otras que tienen a los mejores profesores y sustentan las clases en su conocimiento teórico-práctico avanzado. Tal es el caso de La Escala, donde tomamos en cuenta todas las medidas para proporcionar la mejor educación en nuestros alumnos.

Cuando alguna persona llega a nuestras instalaciones deseando aprender a tocar, siempre se le considera como un músico en formación y por eso todo el potencial que pueda desarrollar se estimula para que alcance sus más altos niveles. Las clases de piano que impartimos tienen el fin de propiciar un incremento en sus habilidades artísticas, al mismo tiempo que se adquieren más capacidades de adaptación a otras áreas diferentes, pues la coordinación y postura que requieren al tocar también beneficia la coordinación motriz, la velocidad y agilidad del cerebro, el sentido común y el talento creativo, de modo que se considera un aprendizaje integral.

Disciplina para practicar. Ésta será quizá la diferencia entre el talento y el éxito, porque el primero no siempre conduce al segundo. Para alcanzar todas las metas dentro del aprendizaje musical es necesario tener práctica bien instruida por el profesor y que el alumno siga los pasos e instrucciones enunciadas. Mucho talento se ha desperdiciado por no seguir un adecuado régimen de práctica, sin embargo, aquellos que no cuentan con dotes innatos, con la constante y repetida ejecución llegan a ser los artistas más sobresalientes, contando con un estilo y técnica propios.

Las clases de piano que se imparten en La Escala forman verdaderos artistas en su oficio. Con nuestra guía y atención, hemos conseguido que alumnos lleguen a tocar en los mejores lugares a nivel nacional de ejecución en piano, porque ofrecemos los mejores métodos de aprendizaje, con atención especializada a cada uno de nuestros alumnos y con talentos maestros que transmiten todos sus conocimientos de manera eficaz y constante.  Así que si tienes ganas de aprender a tocar este magnífico instrumento, ¡acércate a nosotros, visítanos y pide una clase muestra!