junio 29, 2017

¿Sabías que las clases de piano pueden contribuir a mejorar tu salud física, mental y emocional?

¡Hola, estimado lector! Bienvenido de nueva cuenta al blog de La Escala, tu mejor opción si lo que buscas es adentrarte en el mundo de la música, pero no como oyente, sino como ejecutor de tus propias melodías aprendiendo a tocar el instrumento de tu elección.

Cuando tú o tus hijos desean aprender a tocar, por ejemplo, el piano, seguramente lo hacen por las ganas de poseer un conocimiento nuevo, para salir de la rutina diaria o simplemente porque les encanta cómo suena la música y quieren ser capaces de producir, ustedes mismos, algunas canciones o ritmos que les gustan. Pero seguramente no lo hacen por una cuestión de salud. Pues bien, en esta entrada hablaremos de cómo las clases de piano pueden ayudar a generar un bienestar tanto físico, mental y emocional.

Seguramente esa noticia no la esperabas. Y es que la buena salud normalmente se asocia con una dieta sana, con la práctica del ejercicio, con buenos hábitos de higiene, pero, difícilmente, con la música y su ejecución. Aquí te mostraremos que la música puede influir y mucho en la buena salud. Comencemos pues con este recuento.

Mejores conexiones entre neuronas

¿Sabes cómo funciona el cerebro? Seguramente has escuchado que las neuronas son las que se encargan de transmitir y procesar toda la información que llega al cerebro por la vía de los sentidos. Pues bien, hay un instrumento que al requerir de la coordinación eficiente entre manos, oído, ojos y cerebro, genera una mayor cantidad de conexiones entre neuronas, o al menos mejora su calidad. Incluso se ha detectado que quienes toman clases de piano cuentan con una mayor agilidad mental.

Y es que como sabes, los científicos se han preocupado desde tiempos inmemoriales por investigar a fondo qué es lo que pasa dentro de nuestra cabeza y si es que hay maneras de mejorar la manera en que nuestras neuronas se comunican. Y esto condujo a que hace algunos años, en la Universidad de Northwestern, algunos investigadores comprobaran que efectivamente el piano ejerce gran poder sobre las neuronas y las funciones cerebrales, por lo que podría ser clave en el desarrollo más pleno de este órgano. Una excelente razón para empezar a tocar el piano hoy mismo, ¿no crees?

Una gran coordinación

Y ya que estamos en estos terrenos y que hemos mencionado, apenas de soslayo, el asunto de la coordinación, vale la pena mencionar que cuando se toman clases de piano prácticamente es necesario leer las partituras al tiempo que se ejecutan las notas en las teclas. Esto contribuye, sin lugar a dudas, a entrenar tanto los ojos como las manos para que funcionen juntos de manera más eficiente. A la vez, ayuda a que las manos se independicen una de la otra, y te hacen capaz de poder coordinar distintos movimientos con cada una. Después de varias sesiones notaras que tu capacidad de reacción y tus reflejos se incrementan. Esto puede resultar sumamente benéfico en la práctica de distintos deportes y quizás tus nuevos “superpoderes” de coordinación te hagan querer dejar el sillón más a menudo y olvidarte de tu sedentarismo para ponerte a jugar algo.

Una forma rápida y divertida de decir adiós al estrés

Tanto niños como adultos enfrentamos día a día situaciones complicadas que van incrementando nuestros niveles de estrés. Esto se ve reflejado en el cuerpo y en los nervios, que se hacen “nudos” y la situación poco a poco y día con día va mermando la salud y la calidad de vida. Pero hay una solución que además te puede permitir aprender algo nuevo: por supuesto nos referimos a las clases de piano. No solamente los sonidos que salen del instrumento resultan sumamente relajantes sino que el simple hecho de ponerse a tocar un piano o teclado, que además es uno de los instrumentos más versátiles que existen, constituye una efectiva terapia antiestrés, que te permitirá volver a ocuparte de tus asuntos pero ya más relajado y también motivado.

¿Has escuchado hablar de la hormona de crecimiento?

De entre todas las hormonas segregadas por el sistema endocrino del cuerpo humano, existe una, la del crecimiento, que se caracteriza por contribuir a la disminución de los dolores y molestias en huesos, sobre todo aquellas que aparecen con el inevitable paso del tiempo. Pues bien, resulta que al respecto, la Universidad de Miami se planteó una investigación en estudiantes de piano, y los hallazgos fueron sorprendentes. El grupo de estudiantes, en contraste con el de personas que no tomaron clases de ningún instrumento, presentó mayores niveles de crecimiento en esta hormona. Las implicaciones de esto pueden ser fabulosas para la salud de jóvenes, adultos y ancianos (porque además nunca es tarde para aprender a tocar) y se relacionan con avance más lento de la osteoporosis.

¿Necesitas más razones para venir a La Escala a tomar clases de piano? ¡Te esperamos pronto! No dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo a través de nuestros teléfonos o del correo electrónico. Con gusto te brindaremos toda la información que requieras. También te invitamos a que aproveches la clase gratis a la que tienes derecho por el simple hecho de haber leído esta entrada. Sólo presenta el cupón que encontrarás en nuestra página de inicio, y comienza a disfrutar de los beneficios de aprender a tocar un instrumento musical.